Blog

Nuestra Chef Ana Karina Rodríguez nos cuenta cuál es el secreto de los deliciosos Buñuelos House de la Cena Tradicional de Navidad

“Este amor por comer buñuelos, surgió de las visitas de mi tía Irene en época decembrina, ella era de sangre Lagunera, o sea, de Torreón, Coahuila; venía a Cuernavaca muy esporádicamente, pero cada que nos visitaba era obligado la elaboración de Buñuelos, Ponche, Tortillas de Harina y Tamales de Cabeza de Cerdo”
Reserva Ahora
Llega la navidad y con ella, los deliciosos Buñuelos. Adoro comerlos y ese inevitable contacto, donde no doy chance a que se interponga un tercero (como un tenedor o cuchara), por esta ocasión sólo somos él y yo. Lo baño con un toquecito de miel de piloncillo perfumado con guayaba y canela, no demasiado, porque se remoja y entonces ya no podré escuchar esta bella melodía al masticar.  
Este amor por comer buñuelos, surgió de las visitas de mi tía Irene en época decembrina, ella era de sangre Lagunera, o sea, de Torreón, Coahuila; venía a Cuernavaca muy esporádicamente, pero cada que nos visitaba era obligado la elaboración de Buñuelos, Ponche, Tortillas de Harina y Tamales de Cabeza de Cerdo. Aún recuerdo el aroma a manteca, harina, azúcar, piloncillo y la humareda que se hacía en nuestro pequeño departamento, no sé si tengo el recuerdo borroso porque ya es muy viejo o porque de verdad no se veía nada con aquel humo; en fin, mi tía estirando la masa, mi mamá friendo, y mi hermana y yo, cubriéndolos con azúcar y comiendo “el que más ojitos nos estuviera haciendo”.  
Es una lástima que la receta se haya perdido, llamé a toda la familia Rodríguez, para que me la pasaran, desgraciadamente nadie más sigue elaborando este platillo como ella, sólo nos queda el recuerdo y la nostalgia al recordar el sabor, así que como en otras ocasiones, recurrí a los libros y páginas de internet para hacer una mescolanza y crear la receta de House, con ayuda de mi madre que me fue guiando en el proceso.  

Los buñuelos son de esos platillos que reúnen a la familia, que compartes de mano en mano, que te hacen reír a carcajadas, que hacen de la convivencia, una experiencia amena. Este año, para navidad, cerramos la cena con nuestros buñuelos, con su burbujeante y crujiente textura, con un toque de almíbar y azúcar que siempre es bienvenido para endulzarnos la noche.